sábado, 31 de diciembre de 2011

Estudis Jurídics__


EL CANON DIGITAL, PARA NOSOTROS, HA MUERTO


Ayer, en el segundo consejo de minIstros de la actual legislatura, el Gobierno anunció que se procedía a la supresión del canon digital.

Las posiblidades para tal supresión por parte del gobierno, de acuerdo al principio de jerarquía normativa, obligaban a que se hiciese mediante una norma con rango de ley, puesto que tocar esta materia supone alterar la Ley de Propiedad Intelectual.

El gobierno puede dictar normas, que luego puedan ser convalidadas como leyes por ratificación en el Parlamento, mediante la aprobación de Reales Decretos Ley, aunque este mecanismo está reservado para la cuestiones de extraordinaria y urgente necesidad, de acuerdo al artículo 86 de la Constitución.

El gobierno así lo ha considerado, ya que ha incluído esta reforma en el Real Decreto-ley 20/2011, de 30 de diciembre, de medidas urgentes en materia presupuestaria, tributaria y financiera para la corrección del déficit público. Veremos si se impugna por esta cuestión o no.

En concreto establece una Disposición Adicional Décima con el siguiente contenido.

Décima. Modificación del régimen de compensación equitativa por copia privada.

1. Se suprime la compensación equitativa por copia privada, prevista en el artículo 25 del Texto Refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, aprobado por Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, con los límites establecidos en el artículo 31.2 de la misma Ley.

2. El Gobierno establecerá reglamentariamente el procedimiento de pago a los perceptores de la compensación equitativa por copia privada con cargo a los Presupuestos Generales del Estado.

3. La cuantía de la compensación se determinará tomando como base la estimación del perjuicio causado.

Estamos ante una derogación normativa completa, que deja sin contenido todo el artículo 25 de la LPI, que trata exclusivamente de la determinación y asignación del canon, teniendo en cuenta que además se estipula que el Gobierno determinará cuales serán las reglas de reparto, ya que el dinero se abonará directamente de los presupuetos generales del estado.

Hay que tener en cuenta que los tribunales, y en concreto el TJUE, en el caso de la tienda TRAXTORE han señalado que el procedimiento previsto en España iba contra la normativa europea en la medida en que era indiscriminado, por lo que difícil encaje veremos ahora para jusitficar este hecho de ser corresponsables de ese pago a todos los ciudadanos, usen o no obras, compren o no equipos y soportes que admitan la reproducción de las mismas.

Este Real Decreto Ley entra en vigor al día siguiente de su publicación en el Boletín Oficial del Estado, es decir, a partir de mañana 1 DE ENERO DE 2012

ES DECIR QUE :

A PARTIR DE MAÑANA YA NO SE PUEDE NI COMPRAR NI VENDER NADA CON EL LLAMADO CANON DIGITAL

Hemos vencido¡

jueves, 15 de diciembre de 2011

Adiós, @carlosues, luchador incansable


La noticia nos ha pillado desprevenidos: ha fallecido Carlos Usua, conocido en la red como carlosues. Twitter está recordando la figura de este incansable luchador por los derechos de las personas, y muy especialmente de los ciudadanos de internet, y nosotros aquí en Nación Red nos sumamos al reconomiento popular de su figura.

De hecho, por lo que cuenta Javier Cuchí en su blog carlosues murió el pasado 3 de diciembre a consecuencia de una embolia causada por la medicación que tomaba contra un cáncer que padecía, pero la noticia de su pérdida no ha trascendido hasta ahora.

Pérdida, sí. Es una pérdida para internet y para la sociedad en general. Carlos Usua comenzó su lucha por los derechos de las personas a finales de los años 60, participó de forma activa en la lucha por la democracia, y años después, ya con internet a su disposición, seguía luchando por la esencia de la libertad. Participó en las protestas contra el canon digital, en el movimiento 15-M y en la pugna contra la ley Sinde, por poner algunos ejemplos más que recientes, actuales. Estuvo activo hasta que su cuerpo se lo permitió. Ahora, descansa por primera vez a los 61 años.

A todos nosotros, nos queda su legado en Fílmica.

Descanse en paz.

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Teddy comprometió 442 millones de los autores para su sueño inmobiliario África Semprún/Javier Romera


Las múltiples irregularidades, desvíos de presupuestos, contratos a dedo y precios fuera de mercado que ha encontrado la Comisión de investigación presidida por Ramón López Vilas señala directamente a Arteria como una pieza importante de la red de corrupción que rodeaba a la SGAE de Teddy Bautista.

El "megalómano y personalista" proyecto que puso en marcha el expresidente de la gestora no sólo comprometió 442 millones de euros de los autores (un 48 por ciento por encima del presupuesto de 300 millones anunciado inicialmente,) sino que ha supuesto otra "vía de escape a los fondos" de la entidad, tal y como recoge la auditoría presentada la semana pasada.
Su obra estrella

Las cifras del holding inmobiliario que maneja el magistrado excedente del Supremo López Vilas muestran que la SGAE infló hasta el 10 millones el presupuesto de su obra estrella, el auditorio de la Cartuja (Sevilla). El faraónico proyecto estaba presupuestado en 68 millones de euros y, según la auditoría, "la inversión probablemente alcance los 78 millones de euros". La mayor parte del desvío económico "injustificado bajo criterios profesionales" proviene de la partida equipamiento escénico. Al frente de la gestión económica de las obras estaban los responsable técnicos y económicos de Arteria: Ángel Quintanilla, amigo de Bautista de su época de músico, y Emilio Cabrera García, primo del expresidente.

Tanto Quintanilla como Cabrera, que fueron destituidos de sus cargos al poco de saltar el escándalo de la SGAE, fueron contratados directamente por Bautista para sustituir a la gestora Gerens Hill en 2010, aunque el inicio de sus relaciones laborales se remonta varios años atrás. El pasado 23 de julio de 2006, tras la celebración del consejo de administración de Iberautor, Bautista aprobó la contratación de Emereima, una empresa de asesoramiento económico creada por su primo tres días después del consejo, para supervisar el trabajo de Gerens y encargarse del equipamiento escénico de los teatros, justo la partida que el auditor señala como el origen de los desvíos y que ya fue denunciada en su día por el exarquitecto de la SGAE, Santiago Fajardo.

Además de los incrementos presupuestarios destinados a atender requerimientos sin justificación técnica o cambios de opinión de Bautista, la comisión investigación alerta de las irregularidades que se cometieron en algunas contrataciones. Según López Vilas, durante la investigación se han detectado que algunas de las contrataciones en el ámbito de las obras se han realizado sin "contradicción previa de precios", es decir, que no se ha convocado ningún concurso ni se han solicitado presupuesto a diferentes empresas.
Una red teatral 'no viable'

Pero, lo que más preocupa entre los socios de la SGAE es el daño que ha causado a las arcas de la entidad las "megalómanas" inversiones de Teddy Bautista que le llevaron a poner parte de los derechos de los autores como garantías a los préstamos bancarios. "Arteria se ha llevado a cabo en un marco de actuación personalista, careciendo de una base de reflexión económica. Las comprar no estaban soportadas en una estrategia previa con un plan de negocio que justificara económicamente la inversión", asegura el presidente de la Comisión en su informe.

Por ejemplo, según un informe bancario el valor del auditorio de Sevilla en razón a la comercialización futura apenas supera los 23 millones de euros, 2,8 veces menos que inversión ejecutada hasta la fecha. En México la historia se repite. La sociedad gestora destinó 2,5 millones de euros en la adquisición de uno de los inmuebles cuya valoración para la venta apenas supera los 700.000 euros. El Teatro Cervantes, que tiene una inversión prevista de 25 millones, no tiene ningún plan de viabilidad asociado. Así, el único teatro con el que se espera recuperar la inversión es el teatro Metropólitan de Buenos Aires.

Como el proyecto Arteria supone un chorreo de dinero para la gestora, la auditoría recomienda su venta, una idea a la que se ha sumado con mucho entusiasmo el candidato Antón Reixa que la semana pasada en una entrevista aseguró que "hay que deshacerse de la red de teatros de Arteria, no es rentable". Una idea que respaldaba hasta hace apenas un año.

Por su parte, el otro candidato en las elecciones de la SGAE, José Miguel Fernández Sastrón, que se enfrentó a Teddy Bautista en las elecciones de finales de junio, denunció en una entrevista con este diario a principios de junio que Bautista estaba comprando teatros más caros de lo que pagaría cualquier empresario y que lo principal era "parar todos los proyectos que hay en marcha y arreglar el problema".eLEconomista.es copio y pego

Teddy comprometió 442 millones de los autores para su sueño inmobiliario África Semprún/Javier Romera

jueves, 17 de noviembre de 2011

PRIMERA VICTORIA JUDICIAL SOBRE EL VÍNCULO ENTRE LA POLITÉCNICA Y LA SGAE


No se atentó contra el honor al denunciar el uso de la universidad para el canon

ANA FLORES Madrid 18/11/2011 06:56 Actualizado: 18/11/2011 06:56

Hubo un tiempo en que quienes se enfrentaban en los juzgados a la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) por el canon digital tenían posibilidades cercanas a cero de ganar la causa. La gestora acudía a los procesos armada con informes periciales con membrete de instituciones públicas como la Universidad Politécnica de Madrid. Ante aquel respaldo oficial a las tesis de la gestora, los jueces interpretaban la ley a su favor e iban creando jurisprudencia, lo que complicaba cada vez más la victoria. Desde diversas instancias se denunció la existencia de una relación ilícita entre la SGAE y personas de la Politécnica que daba como resultado, entre otras cosas, los citados peritajes.

¿Qué hizo la universidad? ¿Investigó lo que ocurría? No. Denunció a los denunciantes por considerar que atentaban contra su honor, el del rector y varios catedráticos. Lo consideraba "una perturbación ilegítima en el derecho al honor y a la dignidad" de la institución y sus integrantes y no sólo pidió que se "condenase a los demandados a cesar" en dicha perturbación, sino que pidió que se "publicara a su costa la sentencia" así como que abonasen "300.000 euros en concepto de daños y perjuicios". La jueza María Sánchez Rivero, del Juzgado número 41 de Madrid, ha desestimado la petición de la Politécnica obligándola a pagar las costas del juicio por considerar que los denunciantes hicieron uso del derecho a la libertad de expresión dentro de los límites legales, según la sentencia a la que ha tenido acceso Público y contra la que cabe recurso.

Hoy la regulación española sobre el canon está declarada ilegal por la justicia europea y se conocen muchos detalles de los nexos de unión entre la Politécnica y la SGAE.
La conexión Microgénesis

Una de ellas es Rafael Ramos, que saltaba este verano a los periódicos al ser imputado por el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz como uno de los hombres clave en la presunta trama de desvío de fondos desde la SGAE a empresas controladas por sus directivos. Ramos, además de haber sido directivo de filiales de la SGAE, era director general de Microgénesis, epicentro del entramado de empresas parásitas que vivían de la gestora. No era lo único de lo que vivía.

Ramos es profesor de Ingeniería de Organización, Administración de Empresas y Estadística en la Universidad Politécnica de Madrid. Desde allí se habrían encargado los peritajes con membrete de la universidad que se convirtieron en clave de no pocos juicios por el canon digital. Además, se obtuvieron subvenciones con cargo a fondos europeos en proyectos en los que participaban unidas la SGAE y la Politécnica, como los 2,3 millones de euros del proyecto CREA Net, en el que también participa Microgénesis; así como el Proyecto Perseo, en el que también está Microgénesis y que tiene un presupuesto de 3,9 millones.

Este presunto cruce de intereses que implica a una entidad pública fue denunciado por Miguel Gallardo ante el Ministerio de Administraciones Públicas y el Tribunal de Defensa de la Competencia, ante la propia universidad, así como ante el fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Madrid. En su denuncia apuntaba a los catedráticos Rafael Aracil Santonja y Ramón Álvarez Rodríguez, personados junto a la Politécnica en la denuncia. También presentó querella, aunque sin citar nombre de catedrático alguno, Apemit, representada por Josep Jover, el abogado que tumbó la regulación española del canon en la UE y uno de los que presentó la denuncia contra la SGAE ante la Fiscalía Anticorrupción. Ambos, además de la asociación Cita, fueron denunciados por la Politécnica.Público.es copio y pego

miércoles, 16 de noviembre de 2011

La SGAE pierde un juicio contra un pub de Montijo


Montijo
Primera sentencia en contra de la SGAE que sienta un precedente importante

Ante el Juzgado de lo Mercantil n.1 de Badajoz se celebró Juicio verbal interpuesto por la Sociedad General de Autores y Editores, SGAE contra la entidad “MRP 208, S.C.” asistido por el Letrado Bartolomé Quero de Sevilla.



La demandante, SGAE, tras alegar los hechos y fundamento oportunos reclamaba al demandado, Pub Manhattan de Montijo, la suma de 3.560,69 €, más intereses legales y costas.



La SGAE fundamentaba su demanda en que el Pub y mediante equipamiento instalado al efecto, se viene haciendo uso del repertorio de obras gestionadas por la SGAE, lo cual constituye un acto de comunicación publica que realiza en su establecimiento, sin haber obtenido para ello la previa y preceptiva autorización. Este comportamiento se viene produciendo desde al menos, el mes de noviembre de 2008 por lo que reclama la suma de 3.560,69 € y que han resultado infructuosas las gestiones extrajudiciales intentadas.



En el acto de la vista, el demandado se opuso a las peticiones alegando que en dicho establecimiento no se escucha música del repertorio de la SGAE, sino que se escucha música libre.

De las pruebas practicadas no se considera suficientemente probado que se estén reproduciendo obras gestionadas por la SGAE, sin autorización de ésta.



Así, las actas de inspección no acreditan que en dicho establecimiento se reproduzcan dichas obras ni se ha practicado ninguna otra prueba de suficiente entidad para desvirtuar las alegaciones formuladas por el demandado quien afirma que en dicho local, únicamente se reproduce música libre.



La juez falla “absolviendo al demandado de los pedimentos obrados en su contra y con imposición de costas a la parte actora”.



En declaraciones a esRadio Extremadura el letrado, sr. Quero, ha manifestado que "es una primera sentencia en contra de la SGAE que sienta un precedente importante por cuanto no considera como prueba las actas que levantan sus representantes cuando acuden a los locales a inspeccionar"



Mario López, exDelegado de Hostelería de Ademyc informó a esRadio que “lo mejor de esta sentencia es que sienta un precedente muy importante, tirando por tierra la presunción legal de la que disfrutaba la SGAE. El ciudadano vuelve a ser inocente hasta que no se demuestre lo contrario, lo que le da una vuelta de 180º a la tortilla”.
Por su parte, Miguel Ángel González, vicepresidente de Ademyc, señaló que “nos sentimos muy satisfechos con esta sentencia y con esta lucha contra la SGAE, que comenzó desde la delegación de hostelería de nuestra asociación”.CronicasdeunPueblo.com.copio y pego

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Los correos de la SGAE desvelan que Teddy apoyó la corrupción desde 2002 Javier Romera / África Semprún | 7:22 - 2/11/2011


No sólo lo sabía todo, sino que además lo autorizó. Aunque el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz ha decretado de nuevo el secreto de sumario, han aparecido nuevas pruebas que implican directamente al expresidente de la SGAE, Teddy Bautista, en la red de corrupción creada en los últimos años para desviar a sociedades particulares el dinero de los autores. Se trata de los correos electrónicos internos entre Bautista y los distintos directivos de la sociedad, a los que ha tenido acceso de forma exclusiva elEconomista y que, según las fuentes consultadas, todavía no figuran en el sumario.

Todo comenzó en el año 2002. Aunque la red empresarial desde la que se desvió presuntamente el dinero nació algo antes, fue entonces cuando el director jurídico de la SGAE, Pablo Hernández, empezó a avisar a Bautista de las irregularidades que, en su opinión, estaba cometiendo José Luis Rodríguez Neri, mano derecha del entonces presidente y al que el juez considera el cabecilla de la trama.
Denuncias desde 2002

Bautista ignoró sus recomendaciones, por lo que Hernández, ante el temor de lo que pudiera ocurrir, lo dejó todo por escrito, mediante un correo electrónico remitido el 9 de enero de 2003 a Enrique Loras, el antiguo director general de la SGAE.

En este mail le detalla los términos de una reunión mantenida una semana antes en el despacho de Teddy, a la que asistieron tanto Rodríguez Neri como Rafael Ramos, profesor de la Universidad Politénica y otro de los principales imputados en la trama, para discutir una ampliación de capital en una de las empresas de la red: Portal Latino. El director jurídico mostraba en el correo su "preocupación por la situación de subcontratación de SDAE a Microgénesis, siendo el responsable de ambos la misma persona (Neri)" y remite un documento, enviado por el propio presunto cabecilla de la trama en el que él mismo se declaraba propietario de Microgénesis. "Este documento contradice la afirmación de Neri de no haber sido ni ser nunca titular de la empresa y ser sólo un exempleado. En todo caso, como mis críticas únicamente eran respaldadas por ti, no creo que este hecho alterara la situación", decía Hernández.
Hernández, preocupado por la opacidad

Algunos años después, en enero de 2006, el director jurídico volvía a insistir en su denuncia, en otro mail remitido también a Loras, pero en este caso con copia tanto a Neri como Teddy. Hernández se muestra alarmado por la forma en la que se están gestionando los contratos y la supuesta prestación de servicios por parte de la filial digital (SDAE) a SGAE sin que ésta los hubiera solicitado ni exista constancia de su realización.

"En tu esquema de trabajo no figuran las condiciones para efectuar los pagos a realizar por la SGAE. Mi preocupación radicaba en relación con tener documentado y de conformidad con las pautas normales de contratación las prestaciones entre dos empresas del grupo, así como la propiedad y el registro".

Pero no sólo es eso. Hernández se muestra también preocupado por la opacidad existente, poniéndolo en conocimiento de Teddy Bautista. "En tu esquema tampoco figuran las condiciones por las que yo, como consignatario de los pagos de SDAE para con sus proveedores, debo realizar la firma. Ahora sólo firmo en base a que Neri firmó antes y a que hay una serie de documentos que, se supone, soportan la prestación del servicio, sin tener capacidad de comprobación de ello".

Pero, por si había alguna duda de la implicación de Teddy Bautista en las irregularidades que investiga el juez Ruz, la prueba concluyente es un correo que él remitió el 3 de abril de 2006 a Gerardo Rodríguez, antiguo director financiero de la Fundación Autor (la matriz de Arteria); con copia a Hernández y a Francisco Galindo, el secretario general.
Fondos pignorados

"No logro salir del estado catatónico que me produjo la lectura del informe. Veo que vamos a tener que olvidarnos de la sede de Nueva York, Rio de Janeiro, Shanghay y Boadilla (...) Es la primera vez que oigo algo sobre pignoración de fondos de la SGAE y me parece una imprudencia letal dejar esto por escrito (...). Tu actitud es inexplicable en un cargo de confianza (...) y no veo las ayudas públicas que se reciben de las instituciones", reza el e-mail.

El informe al que el entonces presidente de la SGAE y principal responsable de Arteria hace referencia es un estudio financiero que Rodríguez realizó sobre la viabilidad económica del faraónico proyecto que contemplaba la construcción de una red de 13 teatros con un presupuesto inicial de hasta 284,22 millones. El informe, realizado en 2006, alerta de su inviabilidad económica y de su alto riesgo por el elevado endeudamiento que exige. "Con un grado de apalancamiento del 75% sobre los fondos culturales" sería necesario "pignorar el 110% de los 166,9 millones en préstamos, lo que supone el 86% de los fondos de inversión de la SGAE". Unos fondos que, según el estudio, ya están pignorados al 11% (unos 26 millones) por Hacienda.

El expresidente de la sociedad se mostró contrariado por "los problemas" que se plantean e instó al ex director a buscar financiación adicional en las administraciones.elEconomista.es. copio y pego

martes, 1 de noviembre de 2011

Entrevista a VACHE Enviado por ianpaice en. 31/10/2011 - 10:52


Tags:

Vache locales comerciales hostelería canon sgae

CCRadio se creó con la idea de proporcionar un servicio de música 24 horas bajo licencias Creative Commons y exenta de pago por derechos de Comunicación Pública. Como es lógico, a quien más puede interesarle utilizar las radios de CCRadio es a locales comerciales, como pueden ser comercios, hostelería y otras oficinas abiertas al público en el que de vez en cuando puede colarse algún inspector de la SGAE.

La indefensión a la que muchos de los comerciantes son condenados les ha llevado a crear una asociación con la que hacer fuerza y luchar conjuntamente por sus derechos. VACHE, Asociación Españoles de Hosteleros Víctimas del Canon representa a aquellos locales que se han sentido en alguna ocasión humillados por los modos y maneras de actuar de la SGAE, ya podemos garantizar que son muchos.



Hoy vamos a entrevistar a Fco Javier Gandul(vicepresidente de Vache)

Buenas Fco Javier, antes de nada queríamos darte las gracias por atendernos tan amablemente y te pediríamos que nos hicieras una pequeña introducción a las funciones que realizais en VACHE.


Vache se creó con el único fin de ayudar a cualquier afectado por el acoso de SGAE o cualquier otra entidad de gestión. Hasta nosotros llegan consultas y casos principalmente del gremio de la hostelería, pero también damos soporte a comercios, gimnasios y hasta a organizadores de festejos.

La ayuda que ofrecemos se basa en primer lugar en informar, piensa que uno de los grandes valores de SGAE es la desinformación de sus afectados", gracias a ello consiguen o cobrar (por que el afectado creo que ni hay otra opción) o demandar (porque el afectado se niega a cualquier pago sin argumentar el motivo).

En segundo lugar la ayuda que ofrecemos es de asesoramiento para aquellos que en algún momento firmaron el contrato de SGAE y ya no quieren mantenerlo, o aquellos a los que SGAE les reclama una cantidad desorbitada en base a atrasos, o aquellos que creían que SGAE era a la única entidad que tenían que pagar y de pronto les han venido también Aisge, Agedi, Aie o Egeda..

Información y asesoramiento, en resumen, es lo que Vache puede hacer por cualquier persona que necesite nuestra ayuda.

VACHE existe desde el año 2007. ¿Qué avances y retrocesos habéis notado desde entonces hasta ahora en el pago por derechos de autor en locales de hostelería?

Los grandes retrocesos se han dado cada vez que SGAE, se ha reunido con alguna asociación gremial o federación y ha conseguido cerrar un acuerdo para todos los asociados. SGAE tiene la costumbre de esgrimir, ente los jueces estos acuerdos como ley. Es decir, pintar al que no paga como un rebelde que va contra-natura.

Los avances son lentos pero constantes, cada hostelero asesorado habla con un vecino y así sucesivamente, hasta que se dan casos como los hosteleros de Montijo que deciden actuar en bloque.

Se decida pagar a SGAE o se decida huir del circuito comercial, lo importante es la información. Y que el que pague no lo haga simplemente por el hecho de que crea que no hay otra o que, sabiendo que es injusto se sienta sin fuerza ni argumento para rebatirlo.

Hace años, se realizara una huelga en locales de hostelería en protesta por los cobros de la SGAE, hoy eses cobros se han extendido a cualquier local que reciba público. ¿Sois la única asociación para defenderse de la SGAE?

Hay más asociaciones de este tipo, está Apemit para el tema del canon digital, está Cafcacull que reúne a comerciantes de Barcelona, se ha creado La Ex que asesora también a artistas sean o no "SGAENIANOS. Lo bueno es que la información es la misma por lo que cualquiera de las asociaciones que te he comentado son capaces de asesorar desde a una tienda de informática a una peluquería o a un ayuntamiento. Y además todas están conectadas entre si con lo que las consultas se redirigen entre nosotros.

¿Que ha aportado la música bajo licencias Copyleft/Creative Commons a los hosteleros?¿Es conocida entre los asociados de VACHE?¿Consideran que es una opción útil?

Cualquier creación artística bajo licencias libres aporta cultura al conjunto de los ciudadanos. En el sentido que hoy estamos hablando a los hosteleros aportó en un primer momento una "coartada", después pasó a ser la "opción" el "plan B" y hoy ya es apreciada, recomendada y difundida por muchos.

Cada vez hay mayor calidad y variedad en las creaciones esto nuevamente aporta un gran beneficio al conjunto de los ciudadanos por que nos permite decir con la voz bien alta y clara que NO TODO EL REPERTORIO AUDIOVISUAL DEL MUNDO PERTENECE NI ESTA GESTIONADO POR ENTIDADES PRIVADAS.

¿Cuales son sus principales reivindicaciones?¿Estarían de acuerdo en el pago de los derechos por Comunicación Pública en caso de las tarifas fuesen fijas y el catálogo de obras de la SGAE público?

Reivindicamos que el pago de derechos de autor a entidades privadas sea una opción NO una obligación y lo que JAMAS aceptaremos es que esa obligación venga dada por la negación de existencia de otro tipo de licencias.

Estamos totalmente de acuerdo en la retribución a los autores y creadores y en que el uso comercial debe ser retribuido, sin lugar a dudas. Pero no por unas entidades oscuras, piramidales, blindadas y endogámicas que recaudan con voracidad y reparten con tacañería al gran conjunto y generosamente solo a una cúpula selecta.

Hay opciones como Jamendo, en Jamendo puedes conseguir una licencia para difusión para un año por el mismo dinero que SGAE te cobra por un solo mes, encima el sistema de reparto es equitativo y claro.

En cuanto a estar desacuerdo en pagar si SGAE hace público su catálogo....permíteme que te diga que hoy por hoy no estamos de acuerdo en que SGAE exista.

¿Qué parte de culpa tienen los autores en la situación a la que se ha llegado, y los comerciantes?

La culpa de los autores es la de no revelarse contra una entidad que lejos de protegerlos lo que ha hecho es enfrentarlos con la ciudadanía....la culpa de comerciantes...pues como en otros gremios la gran culpa es lo mucho que cuesta la unión.

¿Si la SGAE finalmente desaparece, se habrá conseguido algo o se creará enseguida una sustituta?¿En tu opinión la SGAE debe desaparecer o su función es útil para la sociedad?

Tal como están las cosas todo apunta a que será el mismo perro con distinto collar...La SGAE y resto de entidades tal y como las conocemos, son negocios privados, no aportan nada a la sociedad, es más se benefician del dinero público destinado a cultura...

Como negocio, me parece perfecto, pero inmoral.

¿Qué opinas de CCRadio?¿Conocíais nuestro proyecto?¿Te parece recomendable para locales comerciales?

He conocido CCRadio a través de vuestro contacto, nos ha encantado el proyecto y por supuesto que nos parece una opción recomendable, de hecho vamos a mencionaros en las consultas que atendamos de la misma forma que mencionamos a Jamendo por ejemplo. Con proyectos como el vuestro

Es como se consigue desmontar los mitos, por un lado la ciudadanía tiene acceso a contenidos que nunca encontraría en un circuito comercial, por otro lado se destruye el negocio montado alrededor de la cultura cuando en realidad las propias entidades son las grandes productoras de contenidos basura. Reacciones, reediciones y artistas de probeta con lo que llenan el canal pero de lo que la gente ya está muy cansada. Y por último los autores comprueban como el modelo es diferente y puede ser rentable.

No hay que olvidar que la cultura de un pueblo es lo que queda de generación en generación y como todos sabemos, Operación Triunfo es la que se regenera edición a edición y....que nos queda?..Esto solo por poner un ejemplo.

Muchas gracias. CCRadio,es. copio y pego.

viernes, 14 de octubre de 2011

La SGAE podría desaparecer en 4 meses


La cuenta atrás para la posible desaparición de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) ha comenzado. El Ministerio de Cultura ha dado un plazo a la entidad de cuatro meses para que ésta le proporcione toda la información sobre su funcionamiento, organización y auditorías entre otros aspectos. Si no cumple, desaparecerá.

El escándalo en torno a la SGAE que se abrió el pasado mes de julio podría ser el comienzo del fin de la entidad de gestión de derechos de autor. Por primera vez y de una forma seria, planea la amenaza de una desaparición efectiva de la entidad por el fin de la licencia que otorga elMinisterio de Cultura a estas sociedades.

Según leemos en ABC.es, la entidad reconoció la recepción hace unos días del oficio de apercibimientoque solicitaba con urgencia la mejora de la información que ofrece de forma oficial a la Administración. Este tipo de apercibimiento está recogido en el artículo 149 de la Ley de Propiedad Intelectual, que trata las posiblesrevocaciones de licencias a las entidades gestoras. Si la SGAE no cumple en 4 meses con lo ordenado por el Ministerio (tendría que ofrecer información al detalle del funcionamiento, organización, auditorías internas y externas y todos los datos que se soliciten), la licencia podría ser revocada y así desparecería la entidad.

Soprende que el Ministerio de Cultura de Ángeles González-Sinde, que siempre se ha posicionado junto a la SGAE en la férrea defensa de los derechos de autor sea ahora quien pueda acabar con la existencia de la entidad. Como se analiza en el citado medio, no puede entenderse este procedimiento sino como un intento por desmarcarse de lacorrupción que azota a la entidad y como una medida electoralista, puesto que no olvidemos, las Elecciones Generales llegarán en poco más de un mes y no es poca la inquina que sienten muchos ciudadanos contra la entidad.

El silencio del Partido Popular también inquieta dentro de la entidad. El principal partido de la oposición y principal candidato para ganar las Elecciones no se ha posicionado en torno a la SGAE de una manera firme, aunque en pasados comicios ya prometió que acabaía con una de las grandes fuentes de ingresos de la gestora: el canon digital.

Lo que parece evidente a estas alturas es que el actual modelo de la entidad pasará a mejor vida en poco tiempo. La gestión dentro de la propia SGAE por parte de Teddy Bautista y sus allegados propicia una intervención pública que podría suponer la revocación de a licencia, e incluso ya se habla de formularla con rango de ley. Todo apunta, por tanto, a que el año 2012 se cierne como el del fin… de la SGAE.

Fuente: http://www.adslzone.net. copio y pego

miércoles, 5 de octubre de 2011

Anticorrupción investiga el desvío de fondos en el 'holding' teatral de la SGAE Javier Romera/África Semprún

La red de corrupción en la SGAE podría ser mucho mayor de lo que se pensó en un principio. Tras las últimas investigaciones llevadas a cabo, la Fiscalía Anticorrupción ha decidido ampliar sus pesquisas y mirar ahora con lupa todos los contratos, facturas y sociedades vinculadas al holding Arteria.

El caso es especialmente grave porque frente a los 30 millones que el cabecilla de la trama, José Luis Rodríguez Neri, desvió a través de Microgénesis y otras sociedades de su entorno, Arteria contaba con un presupuesto de más de 300 millones y el desfalco, por lo tanto, podría haber sido mucho mayor. Esto es lo que ha llevado al juez Pablo Ruz a decretar de nuevo el secreto del sumario en la denominada Operación Saga.

Al contrario de lo que sucedía con Microgénesis, se trata de un proyecto dirigido de forma absolutamente personal por Teddy Bautista, el expresidente de la sociedad. Todos los testigos e imputados que han declarado reconocen que Teddy estaba al tanto de la operativa, pero hasta ahora no se le ha conseguido vincular directamente con el desvío del dinero. En el holding Arteria, Teddy asumió la gestión de forma directa, contratando para ello a personas tan sólo de su máxima confianza, como su primo, Emilio Cabrera García.
La operativa

La SGAE contaba en principio para el desarrollo del proyecto con la gestora Gerens Management Group. Pero Teddy no se fiaba y en 2006 aprobó la contratación de Emereima, una empresa de asesoramiento económico creada a tal efecto por su primo con el objetivo de supervisar a la gestora en el desarrollo de la red de teatros y espacios artísticos. La firma, que tenía sólo un empleado, facturó 566.489 euros a la SGAE hasta 2009. A través de esta compañía, cuya sede social se encuentra en un chalet ubicado en una urbanización privada de Las Rozas (Madrid), Cabrera ocupó el cargo de director de proyectos y equipamiento inmobiliario del holding de Arteria, que tiene comprometidos créditos por más de 200 millones avalados en parte con los derechos que debían haberse repartido a los autores.

Hasta el año pasado, el director del holding era Ramiro Osorio, ex ministro de Cultura colombiano. Pero tras su dimisión por supuestas discrepancias con los presupuestos, Bautista decidió rescindir el contrato con Gerens Management y nombrar directamente a un equipo capitaneado por su primo.
Una red mundial

El holding Arteria, actualmente en venta, cuenta en Madrid con el teatro Häagen-Dazs Calderón, el Coliseum y la Sala Berlanga. Además, posee también, entre otros, el Campos Elíseos en Bilbao, el Paral·lel en Barcelona, el Metropolitan de Buenos Aires (Argentina) o La Casona, en Ciudad de México. En Nueva York gestiona también uno de los teatros más emblemáticos de Broadway, el Manhattan Transfer, aunque en este caso no es totalmente de su propiedad, sino de Wonderland Entertaiment, una sociedad participada al 51 por ciento -el resto es del empresario teatral Luis Álvarez-, pero en la que Teddy Bautista figura además presidente. El último proyecto puesto en marcha es un auditorio en Sevilla, que cueta más de 80 millones, y que provocó la dimisión del arquitecto de la SGAE, Santiago Fajardo, que tras denunciar impagos dijo que el presupuesto que le obligaban a firmar estaba inflado sin motivo aparente.
Las sospechas de la Policía

La Guardia Civil tiene sospechas fundadas de que todo este entramado no servía para promocionar la cultura, tal y como insistía desde el primer momento Teddy Bautista, sino que tenía un claro objeto de lucro.

viernes, 26 de agosto de 2011

¿Dónde están los 27 millones de euros que desvió la SGAE procedentes del canon?


J. Sanz | 25 de Agosto 2011 | 12:25
4.500 millones de las antiguas pesetas desvió presuntamente la SGAE a su red de empresas satélite. Según el diario Público, el cerebro de la trama sólo posee a su nombre un garaje de apenas 21 metros cuadrados. ¿Dónde está el dinero?

José Luis Rodríguez Neri, presunto cabecilla de la trama corrupta de la entidad de gestión de derechos, no tiene prácticamente ningún inmueble. Según consta en el Registro de la Propiedad, posee un garaje de 21 metros a pesar de que cobraba 313.000 euros al año, más que el propio Eduardo Bautista, ex presidente de la Sociedad General de Autores. Puesto en libertad después de pagar 300.000 euros de fianza, nada se sabe del paradero del dinero presuntamente malversado.

¿Cómo desviaban los fondos?

El fraude se realizaba a través de una empresa llamada Microgénesis, contratista de SDAE (Sociedad Digital de Autores y Editores) que realizaba aplicaciones informáticas, programación web o labores de consultoría a precios absolutamente desproporcionados. Todo ello con el beneplácito de Teddy Bautista que conocía presuntamente el montante de las operaciones y el desvío de fondos hacia las sociedades propiedad de Rodríguez Neri.

Todo a nombre de su pareja

Según Público, la pareja del cerebro de la trama tiene a su nombre varias propiedades, entre ellas, una finca rústica y dos viviendas en Caños de Meca y tres edificios construidos sobre una finca de titularidad compartida. No figura a nombre de la pareja el domicilio de la calle Villalar, comprado en 2005 por 1,36 millones de euros y que era utilizado como sede social del entramado de Microgénesis.

Demasiadas luces y sombras en una trama que fue denunciada en 2007 ante la Fiscalía Anticorrupción y que ha puesto en tela de juicio la gestión del canon digital cobrado de forma indiscriminada a todos los ciudadanos.

A pesar de la gravedad de los hechos, todos los miembros relacionados con la trama de la SGAE están en la calle después de haber pagado fianzas millonarias.

Artículos relacionados:

El primo de Teddy Bautista se llevó más de 500.000 euros de la SGAE

La SGAE admite las irregularidades y convocará elecciones de nuevo

La SGAE podría haber desviado fondos al PSOE según el director Achero Mañas.copio y pego.

jueves, 14 de julio de 2011

Las taifas de la SGAE


La Sociedad está fracturada en familias por su afinidad a su ex director

Darío Prieto | Madrid
Actualizado miércoles 13/07/2011 12:38 horas

Disminuye el tamaño del texto
Aumenta el tamaño del texto

Tan inteligente como prepotente, adicto al trabajo, batallador... Quienes conocen a Teddy Bautista dicen que su personalidad ha marcado el rumbo de la SGAE desde que se hizo con las riendas de la entidad. Y ¿qué legado deja Teddy? Más allá de las cifras económicas o de la percepción de la opinión pública respecto a la entidad hay que analizar la profunda situación de división, con múltiples frentes, entre los socios.

Un primer grupo sería el de los fieles partidarios del ex presidente del Consejo de dirección de la SGAE, entre los que se cuentan Caco Senante (su fiel escudero, canario como él) y Víctor Manuel, pertenecientes a la Junta directiva salida tras las elecciones del pasado 30 de junio (un día antes de la intervención judicial contra la entidad), así como Andrés Calamaro y Joaquín Sabina. Forman un grupo numeroso dentro de los cuadros de mando, aunque el escándalo de la trama parasitaria ha minado su poder.
Ya no tan convencidos

Dentro de la Junta Directiva y de otros órganos de gobierno también hay autores que, aún siendo partidarios en un primer momento de Teddy, perdieron su confianza en él tras su detención. El dramaturgo y director teatral Ernesto Caballero, miembro de la Junta directiva y también de la Comisión Rectora creada este martes para ejercer las funciones ejecutivas en ausencia de Bautista, afirmó la semana pasada en una entrevista radiofónica que el máximo responsable de la SGAE ya no contaba con el favor de la citada Junta.

Otro frente lo representan los partidarios de la candidatura De Otra Manera (DOM), encabezada por José Miguel Fernández Sastrón (antiguo miembro de la Junta), que obtuvo un 43% de los votos en las elecciones, aunque no consiguió ninguno de los 30 representantes a los que optaba. Aunque en un primer momento aceptó los resultados, la candidatura de Sastrón (en la que también participan el dramaturgo Eduardo Galán o el cineasta Miguel Hermoso) impugnó los resultados tras descubrir en el auto del juez que el principal imputado en la "trama parasitaria", José Neri, habría favorecido a la candidatura oficialista que apoyaba a Teddy y dificultado la de Sastrón. No reconocen la "legitimidad" de la Junta ni de la Comisión Rectora, se presentan como causa en el proceso para pedir una repetición de elecciones y solicitan una asamblea general extraordinaria.
¿Satrústegui?

El cuarto grupo lo formarían los firmantes del manifiesto 'Por una acción unitaria frente a la crisis', impulsado por Fermín Cabal y Achero Mañas, y al que se han adherido unos 300 socios de SGAE, entre los que se encuentran Pedro Almodóvar, Daniel Sánchez-Arévalo, Francisco Nieva y Fernando Colomo. Llaman a la unidad de los autores, aunque critican las posturas de la Junta directiva y de Sastrón. También solicitan la convocatoria de una asamblea extraordinaria. Ante la negativa de la SGAE a hacerla en la sede de la entidad, han convocado una por su cuenta, bajo el lema "Vente al veinte", en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, el próximo miércoles.

"Nos estamos jugando mucho. Nuestra Sociedad está en el punto de mira de mucha gente y no nos faltan enemigos, unos por ignorancia y otros por mala fe. Y la ignorancia y la mala fe son dos males que debemos erradicar definitivamente entre nosotros", dicen en su llamada a la reunión. Solicitan nuevas elecciones con un nuevo marco estatutario que amplíe el censo y limiten los mandatos. Además, critican la posibilidad de que Miguel Satrústegui sea la persona que lleve la Comisión rectora. En declaraciones a Europa Press, Cabal ha manifestado que "es un error que Satrústegui esté ahí. Este hombre viene a tapar los trapos sucios del PSOE. Pero los socios no lo vamos a permitir" y que el ex directivo de Prisa "aterriza sospechosamente procedente de una organización política donde ya ha demostrado suficientemente su ineptitud cuando fue subsecretario de Cultura y fue despedido a patadas por los profesionales".

Por último, estarían todos aquellos socios que trabajan prácticamente de forma aislada, sin apenas posibilidad de contactar con otros en su misma situación. Algunos de ellos han ido batallando por su cuenta y denunciando las irregularidades de la entidad, como es el caso de Luis Cobo, 'Manglis'. Ellos conforman una gran masa anónima que tiene la posibilidad de contar con una voz en la era 'post-Teddy'.
El Mundo.es.copio y pego

domingo, 10 de julio de 2011

Los otros pecados de la SGAE: amenazas, falsificaciones y abusos de poder


10-07-2011 | 1

Un ex inspector de la sociedad habla con LA GACETA sobre las prácticas más vergonzantes de la entidad.

Noelia Hermida. Bilbao


Empezó con ilusión. Es amante de la música y, como tal, estaba encantado con que su trabajo fuera defender los derechos de los autores y proteger sus obras. A. R. entró en la Sociedad General de Autores (SGAE) en el año 1999. Había terminado un máster de gestión cultural y una compañera le dijo: “Buscan a gente en la SGAE”. “Yo no sabía muy bien cuáles eran las funciones de un representante de la SGAE. Sabía a lo que se dedicaba y, encima, cuando fui a la entrevista, me lo pintaron todo maravilloso y, si te gusta la música, como es mi caso, proteger el buen uso de las canciones y fomentar la creación me parecía maravilloso. Además, me aseguraron que la gente sabía que tenía que pagar por los derechos de las obras y que, al realizar las visitas, no iba a tener ningún problema en cobrar.”, asegura A. R., sin poder ocultar la decepción que le produce pensar en ello hoy.

La realidad no tuvo nada que ver con esta imagen bucólica que le vendieron en los inicios. Defender a los autores se convirtió en una jornada laboral de casi 24 horas en la que, si quería llegar a fin de mes, porque le hicieron un contrato como autónomo –la mayoría de los inspectores estaban contratados por la SGAE como trabajadores por cuenta ajena, un hecho que, recientemente, ha cambiado–. En la actualidad, ya se están haciendo contratos mercantiles para evitar cometer más irregularidades, como, por ejemplo, obligar a estos trabajadores a cumplir unos objetivos mensuales o imponerles un horario laboral, algo que, al ser autónomos, no pueden hacer. “La SGAE tiene a 200 personas en mi misma situación y, como sabe que no está bien, lo que hace es ofrecer nuevos contratos de tipo mercantil pero con cláusulas abusivas para guardarse las espaldas y amenazando con echar al que no lo firme”, señala A. R. Su trabajo era conseguir que todos los clientes de su zona pagaran su factura correspondiente. “Era una presión constante. El año que yo entré incrementé los beneficios de mi zona más de un 80% y llevé a decenas de locales a juicio. Aun así, cada año que pasaba, te exigían que aumentaras el número de clientes, sin importar la forma. No se paraban a pensar que hay crisis, que muchos locales no tienen ni para pagar sus facturas y que, en muchos casos, las tarifas que nos tenían que pagar cada mes eran abusivas”, apunta. A pesar de la presión, el hecho de que su sueldo dependiera de las comisiones que obtenía a raíz de los pagos de los locales, le hacían actuar como un lobo más de la manada. “La SGAE no piensa en las personas ni en los casos personales. Ellos te dicen: tienes que cobrar sí o sí. Da igual que tú les digas que el dueño de un bar de un pueblo no tiene ni para arreglar las goteras del techo y que no va a poder pagar. No les tiembla la mano; en cuanto pueden llevar a alguien a juicio, lo hacen sin miramientos”, asegura.

Amenazas

Antes de emprender acciones legales contra un cliente que no cumple con sus pagos, la SGAE agota todas las opciones utilizando medios menos ortodoxos.
“Cuando un cliente se negaba a pagar o dejaba de hacerlo por alguna razón, íbamos al local y hablábamos con el dueño. Si era el primer caso, le explicábamos que por el uso público de obras registradas –a través de un reproductor de música o una televisión, en el caso de negocios de hostelería, o bien representándolas delante de un foro indeterminado de personas–, tenían que pagar un impuesto a la SGAE que variaba en función de los metros cuadrados del local o, en el caso de espacios destinados a conciertos o representaciones, según el programa. Algunos lo entendían y muchos otros no, pero, si podían pagarlo, muchos accedían. En el caso contrario, si dejaban de pagar por falta de liquidez, visitábamos el local cada poco tiempo para recordarles que tenían que pagar, pero ellos sabían que, hasta que llegaran a deber una cantidad que no superara los 300 euros, no podríamos hacer nada contra ellos, legalmente hablando. Por eso, si su cuota era de 15 euros al mes, podían acumular muchos recibos sin pagar. Pero la SGAE no iba a permitirse perder este dinero, así que, muchas veces, sin decirnos nada a los inspectores, contrataban a detectives para averiguar la titularidad de la empresa y les enviaban cartas amenazantes; por supuesto, sin que figurara el nombre de la entidad para que nadie pudiera ir contra ellos”, apunta A. R.

Falsificaciones

Otra práctica ilegal, muy habitual según cuenta este ex inspector, era falsificar facturas. “Cuando teníamos que cobrar a un ayuntamiento por una fiesta popular, en la que podía haber una orquesta o un pasacalles, por la celebración de un concierto, de un grupo que interpretara sus propios temas o que hiciera versiones de canciones registradas, teníamos que emitir una factura según el programa. La tarifa varía en función de las obras registradas que se interpreten y mi trabajo era acudir al evento, conseguir el programa o, si no lo había, ir apuntando las piezas que se escuchaban. Si era un concierto con un repertorio cerrado, era muy fácil hacer este trabajo, pero, en el caso de una charanga de un pueblo o de una coral que va improvisando o que no tiene un listado de las canciones, era muy complicado, porque es imposible que conozcas a todos los autores y sus obras y, a veces, es difícil contactar con estos grupos para pedirles que te den la información. En estos casos, la SGAE utilizaba “un programa tipo”. Teníamos en la sede un montón de programas de fiestas populares y, cuando no conseguíamos el auténtico, nos obligaban a coger uno de esos y emitir la factura a partir de él”, asegura A. R. Con este tipo de prácticas, la sociedad cobraba a un ayuntamiento o a una comisión de fiestas una cantidad de dinero que no se correspondía con la realidad y que, en muchos casos, era superior a la que tenían que pagar.

Favoritismos

Como ha quedado demostrado con el último escándalo de la entidad, ser amigo de los altos cargos de la SGAE tiene su recompensa, y ser uno de ellos, todavía más.

En los primeros años de su vida laboral dentro de la sociedad, A. R. tenía reuniones y compartía muchos momentos con su jefe de zona e, incluso, con algún alto cargo que se desplazaba desde la sede central para visitarle. Por eso, él mismo pudo comprobar cómo ciertos locales, por ser sus dueños amigos de un alto cargo de la SGAE o personas de influencia, no pagaban los derechos de autor y él recibía orden estricta de no entrar en el local a cobrarlos. “Te dejaban completamente sin armas. Tú entrabas en un local a hacer tu trabajo y, cuando enviabas los datos a la central para que los registraran, recibías un correo electrónico de algún jefe que te decía: de ese sitio olvídate, ya nos encargamos nosotros. Tú perdías el dinero de la comisión y el tiempo que habías empleado en toda la gestión. Además, sabías que nunca iba a pagar porque había un interés en que esa empresa X no pagase para que, cuando fuera necesario, le hiciera favores a la SGAE”, confirma. Pero este no es el único ejemplo que puede contar A. R.: “Un día vino mi jefe de zona conmigo a un juicio por impago. El cliente debía unos 600 euros. Cuando llegamos a la sala, mi jefe vio al demandado y me dijo que era el dueño del bar en el que desayunaba muchos días. Habló con los abogados y anuló el pago del hombre. Yo me quedé sin cobrar y el hombre se fue sin pagar”, asegura indignado.

Gastos de gestión

Saber cómo se reparte el dinero que se recauda en nombre de los autores es uno de los secretos mejor guardados por la entidad. “La SGAE presume de ser transparente, pero, muchas veces, los propios autores me han dicho a mí que no cobraban ni un duro. Hay casos en que, por un error burocrático, a un autor no se le paga durante meses y ¿qué se hace con ese dinero? Eso se debería investigar”, advierte A. R.
Además, la SGAE no sólo gana dinero de no pagar a los autores. “En los contratos que firman los clientes, aparece una cláusula en la que se indica que la sociedad se queda con un tanto por ciento del dinero del pago para sus gastos de gestión. Nadie sabe cuáles son estos gastos ni en qué se utiliza este dinero y, claro, si tú te quedas con un 20% de lo que cobra un cantante al que le tienes que pagar 600 euros al mes, no sacas nada, pero, si lo haces con una estrella que cobra millones y tú te quedas con alguno, las arcas se llenan rápido y él ni se da cuenta”, asegura A. R. Parece, en fin, que la Operación Saga es sólo el principio de una historia delictiva.
Con todo el dolor de mi corazon.lo copio de La Gaceta.es.copio y pego

miércoles, 6 de julio de 2011

Teddy Bautista, a disposición judicial por apropiación indebida La Guardia Civil registra la SGAE por presunta malversación de fondos y estafa Cultur


Barcelona. (Redacción y Agencias). - La Guardia Civil está procediendo al registro de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) y "por el momento" por el que el presidente de la sociedad, Teddy Bautista, será puesto a disposición judicial. Otras dos personas serán puestas también a disposición del Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, del que es titular el juez Pablo Ruz. La operación está promovida por la Fiscalía Anticorrupción, que lleva dos años investigando presuntos delitos de desviación de fondos y apropiación indebida.

De espontánea, se ha congregado un pequeño grupo de personas que han dicho trabajar por la zona y que están coreando lemas como "No hay pan para tanto chorizo", "Teddy, al final te llega tu sanmartín" o "Ladrones". Mientras tanto, la sede de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) permanece cerrada a cal y canto durante el registro que la Guardia Civil está realizando.

La operación coincide con la victoria de la Candidatura Profesional de Autores y Compositores (CPAC), encabezada por Bautista, en las elecciones celebradas ayer para elegir a los 38 miembros que integrarán hasta 2015 la Junta Directiva de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), ha informado la entidad.

Una supuesta trama societaria de empresas filiales

La Fiscalía Anticorrupción presentó en la Audiencia Nacional una denuncia dirigida contra la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) por un supuesto desvío de fondos en sus actividades, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas. El escrito del Ministerio Público, que fue presentado hace unas semanas ante el Decanato de la Audiencia Nacional, responde a unas diligencias previas abiertas por este departamento a raíz de una denuncia que presentaron en noviembre de 2007 la Asociación de Internautas, la Asociación de Usuarios de Internet, la Asociación Española de Pequeñas y Medianas Empresas de Informática y Nuevas Tecnologías (APEMIT) y la Asociación Española de Hosteleros Víctimas del Canon (VACHE).

La denuncia, a la que tuvo acceso Europa Press, se basaba en la aparición en varios medios de comunicación de varias "supuestas ilicitudes cometidas en la gestión económica de los recursos de la SGAE". Los internautas denunciaban que los directivos de la entidad habían formado una trama societaria de empresas filiales en torno a la Sociedad Digital de Autores y Editores (SDAE) en las que las cantidades recaudadas en concepto de gestión de derechos de autor se invertían en actividades lucrativas para las mismas.

Según estas asociaciones, la entidad denunciada incumplía, de esta forma, "el mandato legal que le exige que el reparto de los derechos recaudados se efectúe equitativamente entre los titulares de las obras o producciones utilizadas, pues supuestamente se estaría destinando dicha recaudación a mantener empresas privadas, que lo son de sus socios y que además envuelven un ánimo de lucro prohibido expresamente por ley".

A su juicio, estas actividades podrían ser constitutivas de los delitos de apropiación indebida, estafa y fraude de subvenciones que serían achacables a los responsables de las empresas que habrían llevado a cabo la "malversación" de sus recursos económicos y, de forma subsidiaria, al Ministerio de Cultura, como "principal fiscalizador de este tipo de asociaciones".

El juez ordena el bloqueo y embargo de las cuentas relacionadas

El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz ha autorizado el bloqueo y embargo de varias cuentas bancarias en el marco de la investigación abierta. Así lo han informado fuentes jurídicas, que han señalado que esta es una de las solicitudes que la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil hizo ayer al magistrado, al que también pidió que autorizara varias entradas y registros -como el que ha tenido lugar esta mañana en la sede de la SGAE- y comunicó que tenía previsto detener hoy a varias personas para tomarles declaración.

La entidad "confía plenamente" en la "inocencia de sus directivos"

La SGAE ha señalado en un comunicado al que ha tenido acceso Europa Press que "confía plenamente" en la "inocencia de sus directivos" ante la "extraordinaria situación vivida en el día de hoy". La entidad de gestión señala que está "a la espera de conocer el sentido de la investigación y registro que se están llevando a cabo en su sede central" por parte de la Guardia Civil. Asimismo, indica que está colaborando en todo momento con las instituciones judiciales "para aclarar las razones que han motivado esta actuación". Finalmente, ha expresado su "sorpresa" por que esta acción "se lleve a cabo precisamente un día después de que se hayan celebrado las elecciones a su Junta Directiva en la que han participado más autores que en toda la historia reciente de la Sociedad", concluye.La Vanguardia.com.copio y pego

lunes, 27 de junio de 2011

Cultura Un kamikaze contra la SGAE


A las puertas de las elecciones, el ex arquitecto de la entidad, Santiago Fajardo, declara la guerra a Bautista

SUSANA GAVIÑA / MADRID
Día 27/06/2011
En mayo rompieron definitivamente relaciones, después de casi veinte años de colaboración —desde la rehabilitación, en 1993, del Palacio de Longoria, actual sede de la SGAE—. Llevaban, sin embargo, meses de tensas conversaciones. Responsable de gran parte de los proyectos de la red Arteria —el Teatro de los Campos Eliseos de Bilbao, el infructuoso proyecto del Palacio de Boadilla del Monte, la Sala Berlanga...—, y, hasta hace un mes, de la obra del auditorio Arteria Al-Andalus de Sevilla, Santiago Fajardo dimitía y daba por zanjada su amistad con Eduardo Bautista. Los motivos: «Obstrucción y falta de transparencia» en la información económica relativa al edificio sevillano. La SGAE reclama, sin embargo, que fue ella la que despidió al arquitecto por «negligencia», motivando retrasos y un incremento en el presupuesto de la obra.

Antes de la ruptura hubo un último intento de conciliación. La entidad remitió a Fajardo en mayo un email con un texto borrador con el que pretendía dar por cerrado el conflicto. Un acuerdo «vergonzoso», en opinión de Fajardo, que provocó el estallido de la guerra que en estos momentos se desarrolla en los juzgados. El arquitecto ha presentado tres demandas civiles y otra penal contra la entidad y Bautista —por violación del honor, vulneración de derechos de la propiedad y por falta de pago—, que está convencido va a ganar.
Que no se entere el arquitecto

Acusado del retraso en la ejecución de las obras de Arteria-Al Andalus, Fajardo, en su estudio de Las Rozas, se defiende y denuncia la «clamorosa dificultad» de la entidad a la hora de tomar decisiones, especialmente en Sevilla, proyecto que empezó en 2000 y que a lo largo de una década «ha registrado más de veinte cambios. La parte sustantiva del tiempo y del dinero se ha ido en las indecisiones en asuntos fundamentales».

Pero el punto que realmente abrió una brecha entre el arquitecto y la SGAE fue la incorporación de un intermediario, una empresa gestora cuya función era la de «coordinar» a todos los implicados en la obra. Primero fue Gerens Hills, que tras tres años fue sustituida por «un equipo propio», encabezado por Emilio Cabrera, «máximo responsable de la parte económica de Arteria y primo-hermano de Bautista», y Ángel Quintanilla, «director técnico de la SGAE, que se ocupa de la compra del equipamiento de sus edificios. Ambos, para hacer y deshacer sin que se entere el arquitecto», mantiene Fajardo.
Un precio demasiado alto

El arquitecto insiste que ha cumplido con sus números: «Los escasos datos económicos que tenemos acreditan que la evolución económica de la obra civil, de la que yo soy responsable, no ha sufrido incremento alguno». Sin embargo, sí existe un incremento del presupuesto en lo referente a los costes generales de la obra que son «completamente ajenos a la obra civil». En los últimos meses se han producido númerososas órdenes de cambio emitidas por el equipo de gestión, «que yo me he negado a firmar. Llegó un punto en el que era inasumible suscribir una liquidación económica que para mí es desconocida y que puede estar llena de bombas que me pueden explotar a mí, sin tener nada que ver en ello. No he hecho nada más que exigir transparencia. El edificio de Sevilla es la obra más importante de mi carrera pero el precio que me han puesto para estar en la inauguración no lo puedo pagar».

Fajardo no se arrendra ante un oponente tan poderoso como Bautista. «La justicia y el tiempo terminarán poniendo a cada uno en su lugar. Él tiene una gran maquinaria jurídica pero yo tengo muchas razones». En esta batalla judicial Fajardo ha incluido también al equipo más cercano al presidente de la SGAE por violar sus derechos de la propiedad intelectual al entregarle su proyecto a Rafael García Dieguez, al que el Colegio de Arquitectos de Sevilla ha incoado un expediente deontológico.

Tras años de colaboración, Fajardo cree que a Bautista le ha perdido la prepotencia. «Ningún buen gestor hubiera permitido que las cosas llegaran a este punto». Y ante las acusaciones de la entidad, les invita a «que las pongan por escrito, que pongan una demanda», y niega haber querido cobrar más por el incremento del presupuesto de la obra. «Solo quiero cobrar los muchísimos cambios que me han obligado a hacer», reivindica. A pesar de la dura batalla a la que se enfrenta, Fajardo exhibe un «espíritu luchador». «A mí me han convertido en un kamikaze. Llevo un cinturón lleno de bombas y estoy dispuesto a lo que sea». Hasta dónde puede llegar... , el tiempo lo dirá.

Cultura Un kamikaze contra la SGAE

martes, 21 de junio de 2011

LA SGAE, LA NUEVA INQUISICIÓN.



La Sociedad General de Autores y Editores, más conocido por su acrónimo SGAE, es una organización – según ellos – sin ánimo de lucro cuya principal misión es institucionalizar y proteger los derechos y autorías de los artistas y editores de España. Hasta aquí podría parecer muy bonito, pero esto está muy lejos de la realidad. La SGAE es un cuerpo elitista y sectario, cuyo único fin es el de alimentar las arcas privadas de varios miembros. Y no tiraré gas sobre fuego sin pruebas.

Este cuerpo se fundó en 1899 con el propósito de mejorar la situación de muchos autores maltratados por la economía, en aquel entonces era la Sociedad de Autores Españoles (SAE) y su existencia era limpia y honrada. Lamentablemente, con el paso del tiempo llegaron varios cambios que la destrozaron. En 1941 se refundó como Sociedad General de Autores de España y posteriormente, en 1995, comenzó su perversión con el nuevo nombre de Sociedad General de Autores y Editores.

En 1996 se introdujo con toda su fuerza el canon compensatorio por copia privada (Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, durante el último gobierno en funciones de Felipe González), y los mares de dinero comenzaron fluir en las arcas de la SGAE. Voy a explicar muy brevemente cómo funciona el famoso canon. Como se supone que la mayoría de nosotros vamos a piratear, se nos graba un impuesto especial sobre cualquier soporte que sirva para esto; véase CD, disco duro o puerto USB como los más usados. Y no os penséis que es poco dinero. Por cada diez CD’s vírgenes la SGAE gana 2.7€, o por ejemplo, el último disco duro que me compré, de un Tb de memoria, le tuve que pagar casi 50€. Aquí mi pregunta, ¿dónde está la presunción de inocencia?

Uno de los primeros temas de gran controversia fue el incidente con los programas P2P. Básicamente, la SGAE ha recibido varias denuncias por promover y financiar campañas publicitarias que asocian el P2P – que no es más que compartir archivos entre usuarios de la red – y el top manta, la delincuencia y los robos.Cronológicamente hablando, otro asunto muy peliagudo fue el del, ya esmentado, canon digital. Añadir que el odio internauta ha llegado a tal punto por este motivo, que buscando ‘ladrones’ en Google encontramos varias entradas entre las 5 primeras. Esto es el Google Juice, totalmente imparcial del gran buscador. Además, el 21 de octubre de 2010 el tribunal de la Unión Europea declaró ilegal la aplicación del canon digital para empresas y profesionales. Obviamente, la respuesta de la SGAE ha sido oídos sordos.

Otro tema peliagudo fue el de la compensación por recaudación. Se trata de lo siguiente, cuando llegó el actual Presidente del Consejo de Dirección, Teddy Bautista, cambió el sistema de voto dándole más poder a los miembros que más dinero aportan. Vamos a destacar dos cosas. La primera, ¿dinero que aportan? ¿Pensaba que la SGAE cobraba impuestos, por lo tanto tenía funciones públicas? Bueno, cobrar impuestos se le da de maravilla, ahora bien, compartir el dinero con el Gobierno no tan bien. Un claro caso de corrupción en toda regla. Lo segundo, el señor Bautista ha conseguido que solo el 10% de los miembros de la SGAE pueda votar, y estos son, efectivamente, sus amiguetes.

Otro tema que me llama mucho la atención es el la defensa del honor de la SGAE. Han denunciado a muchas organizaciones por mancillar su nombre. Ellos pueden pasarse la presunción de inocencia por dónde duele, pero el resto del mundo no puede ni ejercer la libre expresión. No estoy hablando de amenazas de muerte, solamente de sitios web como la Frikipedia que se vio cerrada durante un buen tiempo por tener una sátira de la SGAE. Me estoy indignando mucho mientras escribo esto, ¿pero en qué mundo vivimos? Dónde se ha visto que una organización inquisidora pueda cerrar – en contra de toda ley – una web por presuntas críticas satíricas. De estas hay muchísimas, recuerdo unas declaraciones de Teddy Bautista llamando ‘fascistas’ a Google por indexarles en el término ‘ladrones’; mal hecho teniendo en cuenta la gran reputación del gigante americano.

Acabando ya, quiero exponer un tipo de polémica que siempre me ha horrorizado, el cobro por beneficencia y patrimonio humano. Véase que la SGAE, impunemente de cara a la justicia, se presenta en un concierto benéfico y pide derecho de autor y, obviamente, dinerito fresco. Todos nos acordamos del lío que se montó con el caso del ‘Síndrome de Alexander’ o el reciente concierto en beneficio del Terremoto de Lorca. Y la otra, que no acabo de entender cómo se puede cobrar derechos de autor, es cuando la SGAE llega a un pueblo y reclama dinero cuando tocan canciones típicas del territorios, chirigotas, flamencos, jotas, y sardanas han sufrido esta calvario.

Hasta aquí la historia de la SGAE. Y la indignación latente del que suscribe. ¿Qué podemos hacer? La Unión Europea ha declarado ilegal el canon y se sigue aplicando como antes. La SGAE se salta cómo y cuándo quiere, ya no solo la ley, sino derechos fundamentales como el de la libertad de expresión. Me cobran un dinero por derechos de autor, que si luego soy yo el autor no puedo cobrar. Y van repartiendo denuncias a cualquiera que hable mal de ellos. Quiero aprovechar esta entrada para reunir ideas, ‘Anonymous’ ha dado un ejemplo de que los internautas unidos tenemos mucho que decir, os animo a que dejéis vuestras ideas, propuestas, opiniones. Eso sí, que venga alguien y se atreva a decirme que esta no es la nueva inquisición.Ramrock’s Blog .copio y pego

lunes, 16 de mayo de 2011

La SGAE pierde contra una tetería a la que quería cobrar por la música ambiente


Parece que las únicas victorias que consigue la SGAE son las políticas, ya que en el terreno judicial viene acumulando una serie de derrotas que ponen en entredicho sus motivaciones y sus actuaciones. La última derrota se ha producido en Ciudad Real, donde la tetería Pachamama ha ganado un juicio en el que la entidad gestora le pedía el abono de casi 3.000 euros en concepto de derechos de autor por la música que ponía.

La historia comenzó hace cerca de dos años, cuando esta tetería comenzó a recibir las visitas de un representante de la SGAE que les pedía una serie de cuotas por el repertorio musical que reproducían. Estas visitas estaban complementadas con distintas cartas, pero los gerentes del local se negaron a hacer ningún tipo de desembolso. Un año y medio después, concretamente el 7 de octubre de 2010, llegó la demanda.

La SGAE pedía a Pachamama 2.966,28 euros alegando que “la parte demandada venía comunicando públicamente y sin autorización obras de propiedad intelectual cuyos derechos de explotación gestionaba su mandante [SGAE]” entre enero de 2009 y julio de 2010. Así las cosas, Pachamama recurrió a Vicente Martínez, un abogado que en 2007 ya venció a la SGAE representando a otro bar de la provincia de Ciudad Real, y se dispuso a afrontar la causa judicial. Para ello llevó como testigos a varios clientes y músicos que frecuentaban la tetería y que aseguraron que en Pachamama nunca se reproducía música gestionada por SGAE, sino repertorio con licencia Creative Commons procedente de portales como Jamendo.

Estos argumentos contradecían los aportados por el representante de SGAE, que llegó a decir incluso que en varias de sus visitas a la tetería había llegado a escuchar emisoras como Cadena 100. Pachamama negó la mayor y no sólo aseguró que ese dato era falso, sino que además declaró que en su recinto la música ni siquiera era un ingrediente principal, como pudiera serlo en una discoteca, sino que se reproducía simplemente a nivel ambiental, como telón de fondo para las conversaciones, charlas, debates, mesas redondas y otras actividades que a menudo albergan.

Además, y frente a la acusación por parte de SGAE de reproducir contenidos bajo licencia copyright en dispositivos de vídeos, Pachamama alegó que estos dispositivos eran usados por asociaciones y colectivos sociales de Ciudad Real para reproducir su propio material, que no se encontraba dentro del repertorio de SGAE.

En la sentencia, la jueza encargada del caso asegura que “no puede decirse que se haya probado que todas y cada una de las obras musicales que se comunican públicamente en el local de la mercantil demandada sean temas cedidos gratuitamente por sus autores a través de Licencias Creative Commons, pero exigir dicha prueba, en esos terrenos de exhausitividad, sería exigir una prueba tan diabólica como la que resultaría de forzar a la SGAE a que pruebe que todas y cada una de las obras comunicadas en dicho local sean de autores cuya gestión le ha sido encomendada”. Además, “corresponde a ésta [a la SGAE] acreditar que en el local de la demandada se reproduce música gestionada por la actora, lo que no ha conseguido”.

Por lo pronto, la SGAE ha recurrido la sentencia, pero Pachamama ya cuenta con una primera victoria que le permitirá seguir haciendo su trabajo con relativa tranquilidad y con la satisfacción de un primer triunfo judicial.El Confidencial.copio y pego

sábado, 14 de mayo de 2011

La SGAE usa derechos de autor para avalar con 83 millones a su holding J. Romera / A. Ramón / A. Semprún


El presidente de la SGAE, Teddy Bautista, tiene todo atado y bien atado para que la asamblea general de la entidad apruebe sin problema alguno las cuentas del último ejercicio. Sería una sorpresa mayúscula que no fuera así porque Teddy controla hasta la más mínima voz discordante. No hay lugar para la crítica.

Y eso a pesar de que el balance anual que se presentará hoy, y al que ha tenido acceso ya elEconomista, arroja serias dudas sobre su gestión.

La principal de todas radica en el holding empresarial Arteria, la red de teatros y espacios escénicos creada en los últimos años por la SGAE, que pese a facturar poco más de 20 millones en el último ejercicio y no tener casi beneficios, suma ya una deuda de más de 200 millones de euros.

Según figura en las cuentas, para llevar a cabo este gran proyecto empresarial, con teatros en España, Estados Unidos e Iberoamérica, Teddy Bautista ha comprometido el dinero de los autores, dando avales bancarios por un importe de 83 millones a la Fundación Autor, la matriz de Arteria, en garantía de distintos préstamos.
Una entidad sin ánimo de lucro

Pese a ser una entidad sin ánimo de lucro, que en teoría debe dedicarse tan sólo a gestionar los derechos de autor y promover a los jóvenes creadores, la SGAE se ha hecho en los últimos años con el control de los teatros Häagen Dazs Calderón y Coliseum, en Madrid; el Paral.lel, en Barcelona; el Campos Elíseos, en Bilbao; el Manhattan Center, en Nueva York; La Casona, en México DF; o el Metropolitan en Buenos Aires.

Y no para promover precisamente a los nuevos talentos, sino para hacer negocio con estrellas ya plenamente reconocidas como Joaquín Sabina, Rafael Amargo, David Bisbal, el ballet de Victor Ullate o el bailaor flamenco Joaquín Cortés.

Este proyecto ha sembrado ya algunas grietas en el seno del consejo, siendo una de las razones que explicaría la salida del mismo del cineasta José Miguel Fernández Sastrón, que ha decidido ahora presentar una candidatura de oposición frente a Bautista de cara a las próximas elecciones a la junta de la SGAE, que se celebran en junio.

"Cada autor debe saber que cuando ingresa en la entidad, una parte de sus derechos queda inmediatamente hipotecada para garantizar los créditos de Arteria. Teddy Bautista está jugando con el dinero de los socios para hacer negocio", ha asegurado a este periódico Fernández Sastrón.

No es el único que piensa así. Los más críticos con Teddy Bautista consideran que el tema es muy sensible si se tiene en cuenta que hay contabilizados derechos sin repartir a los autores por 225,8 millones a 31 de diciembre de 2010, lo que supone un 10,2% más que un año antes. Fernández Sastrón exige por ello que cuando un autor firme su contrato con la entidad para que le gestione sus derechos de propiedad intelectual, sea informado puntual y detalladamente de que parte de lo que le correspondería ya ha sido pignorado por la SGAE.
La situación financiera

La sociedad, que registró unos ingresos en el último año de 365 millones y que sigue un año más en números rojos suma una deuda total, incluyendo tanto los derechos pendientes de pago como los compromisos con la banca y con el resto de acreedores, de casi 430 millones. Fernández Sastrón ha conseguido finalmente el censo electoral con el que poder pedir los avales para presentar su candidatura después de que, según denunció, Bautista los hubiera retenido en su propio beneficio.

No obstante, sigue criticando duramente el control que el hasta ahora presidente hace de la entidad para perpetuarse en el cargo. De hecho, aunque la SGAE cuenta con más de 100.000 socios, tan sólo unos 8.000 podrán ejercer el próximo junio su derecho al voto en las elecciones. Sólo votan los que más ingresan. La sociedad declinó ayer hacer sin embargo ningún comentario.elEconomista.copio y pego

jueves, 28 de abril de 2011

¡Copiad, malditos! es un documental sobre los nuevos retos éticos y morales sobre la propiedad intelectual que plantea la revolución digital. Es el primer documental que emite TVE con licencia Creative Commons.
http://www.rtve.es/television/documentales/copiad-malditos/

miércoles, 23 de marzo de 2011

jueves, 3 de marzo de 2011

@PEMIT_ Contacto: 902.02.07.70 / 931.12.88.91


NOTA DE PRENSA


Canon Digital

PADAWAN ABSUELTA... la SGAE CONDENADA … HASTA EN COSTAS


La Sección 15 de la Audiencia de Barcelona ha absuelto a la mercantil PADAWAN, s.l. , que había sido demandada por la SOCIEDAD GENERAL DE AUTORES Y EDITORES (SGAE) en reclamación del llamado “Canon Digital”.

La Sentencia, contra la que no cabe recurso, es fruto de la CUESTION PREJUDICIAL ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, interpuesta por la propia Sala a instancias de PADAWAN, S.L.

Adaptándose a la Sentencia del Alto Tribunal de la Unión europea, la nueva Sentencia de la Sección 15 de la Audiencia de Barcelona, declara que es forzoso discriminar, uno a uno, qué aparatos y material vendidos lo son a empresarios y profesionales y que aparatos lo son a particulares. Sólo a éstos últimos cabría liquidar canon, pero éstos podrían acreditar aún, que no han utilizado el material para copia privada. En ese caso tampoco deberían pagar compensación por copia privada. De la misma manera tampoco cabría pagar compensación si el perjuicio es mínimo, ya que el importe, en cada caso, “debe calcularse sobre la base del perjuicio causado a los autores de las obras protegidas... por copia privada”. Además, tampoco podrán cobrar ni por las obras no protegidas, ni por los autores que no representen.

Pero la sentencia va más allá, habla de que el canon por copia privada tiene una única justificación que son las copias privadas que se realizan de una obra legalmente adquirida. Insiste la Sala, como ya manifestó el TJUE, que el Canon Digital no es, ni puede ser, una medida indemnizatoria por otras defraudaciones que pueda sufrir la propiedad intelectual de las empresas o autores que representen con derechos en activo.

El llamado “justo equilibrio” que permite cobrar el “Canon Digital” es la suma de las dos premisas anteriores.

Finalmente, declara que se acreditó por parte de la demandada, que se vendió material a empresas, instituciones y profesionales, y por ello, porque no se puede recaudar indiscriminadamente ya que ésto afectaría al “justo equilibrio”, absuelve a PADAWAN.


Josep Jover, letrado que ha defendido a Padawan, S.L., añade además que esta sentencia abre definitivamente una vía expedita para que empresas, administraciones y profesionales puedan demandar a las entidades de gestión la devolución del antedicho “Canon Digital”, que se impuso al mercado en 2003.


Links de acceso a la Sentencia de la Audiencia de Barcelona

http://bit.ly/eEVCvJ http://bit.ly/hBKvuG http://bit.ly/i1JylQ

Link de acceso a toda la historia del procedimiento, incluida la Sentencias del Tribunal de la Unión Europea así como los personajes intervinentes

http://www.sgaecontratraxtore.com/cms/




Atentamente,

Josep Jover Padró

Presidente

martes, 22 de febrero de 2011

¡¡¡Zapateroooo!!!

Bueno, vamos al grano, en primer lugar quiero dejarte en claro (si te tuteo porque el respeto se tiene que ganar y tu no mereces el mío) y de manera que hasta un niño de primaria lo entienda algo que los Presidentes de éste mi país parecéis no tener claro, somos un pueblo soberano al servicio del cual Tú te hayas no es al revés como opináis tanto el anterior que nos mandó a morir por una foto como tu que nos vendes a las entidades de ¿Gestión? por un puñado de votos y un plato de lentejas.
Ha llegado a mi conocimiento cierto escrito (¿Como?¿Que no lo tienes?) bueno, eso solo es una muestra más de tu incapacidad y de como te torean y soslayan...
Dicho escrito está encabezado del siguiente tenor.
NOTA DE PRENSA REFERENTE DENUNCIA ANTICORRUPCION TODOSCONTRAELCANON 2
Y abunda en referencias muy jugosas, entre ellas las amenazas de demanda de las Entidades de ¿Gestión? contra quienes presentaron el primer escrito acusatorio, que nunca difamatorio contra dichas Entidades que perjudican a nuestra economía más que un Aznar con la entrada del Euro que ya es decir.
Antes de entrar en harina quiero decirte algo, creo que tu Sr.a colabora con un Coro, algo muy loable, ¿porqué tu entonces permites que la SGAE expolie a un coro de minusválidos? y encima presumes de su apoyo, con esas amistades un día saldras de la ducha, te mirarás al espejo desnudo y te verás 4 testículos y pensarás en lo macho que eres en lugar de darte cuenta de que te están dando por culo...

Imagino que sabes aunque trates de disimular que la Agencia Tributaria tiene paralizadas sus actuaciones contra la SGAE hace 11 años...¿Porqué? imagino que sabes que, en breve Bautista se retirá con 300.000 euros de pensión al año ¿Porqué? ¿Podrías explicar eso de manera que un pensionista español lo entienda? no hace mucho hemos visto en TV a una de sus ex- que estaba pidiendo limosna en la calle y pensionistas con familia (y que se preocupan de ella) cobran miserias...no se Zapatero, hay muchas cosas en ti que no cuadran, me cuadrarían si estuvieras en el PP...pero es que te autotitulas "Socialista", ofendiendo a los auténticos socialistas que hemos pateado y nos han pateado en las calles.

El PP tiene a la Gürtel y no les pasa nada porque creo que hay un acuerdo entre vosotros para no "haceros daño" pero, cuando estalle lo de las Entidades de ¿Gestión? y estallará creeme, que Bautista se retire es todo un síntoma, no lo necesita, no se cansa que digamos y la Familia le atrae poco como sabemos, solo es una rata abandonando el barco, antes que él lo hizo Ramoncín® (como lo tiene registrado..) y si te fijas Victor Manuel se postuló para sucederle y Ana le tiró el Plasma a la cabeza y le hizo rectificar...¿Que va a pasar si se celebran elecciones en ese agujero y entra alguien decente? lo de siempre, saldrá toda la mierda y te llenará a ti por completo, ¿Has pensado como pasarás a la historia y qué pensarán de ti tus descendientes?.

Preocúpate del escrito que te digo y atiéndelo, intenta arreglar lo que puedas y piensa que los Internautas somos millones tienes 2 años y ¿quien sabe?, es difícil unirnos,(excepto frente a un enemigo común) pero si nosotros queremos, las Elecciones las gana IU o PIRATA, pero claro, eso a ti no te cabe y te lo tendremos que meter como sea...
Quizás deberíamos ponernos turbantes y mandarte a La Meca...ahora se lleva mucho eso.

Salud y Fuerza

Por cierto, el escrito al que me refiero está cargado de razón, tratas de prolongar la supervivencia de una industria (deja de mentir ya con lo de la Cultura) y para ello estás destrozando otra, compramos en Internet y tu sin enterarte, no pagamos ni canon ni Iva..¡¡¡Ole tu "Talante"!!!

jueves, 27 de enero de 2011







Sinde




Han actuado
0 personas


Nos faltan
0 firmas






Actúa ahora






























Tu nombre
Tu apellido
Tu correo-e
Cód. Postal
















Ministra Sinde: nosotros, los votantes, pedimos tu dimisión


http://actuable.es/peticiones/ministra-sinde-nosotros-votantes-pedimos-tu-dimision

martes, 25 de enero de 2011

Hasta aquí deberíamos haber llegado


http://www.elincordio.com/2011/01/25/hasta-aqui-deberiamos-haber-llegado/

miércoles, 12 de enero de 2011

La cena del miedo (mi reunión con la ministra González Sinde)


Publicado por Acuarela un miércoles 12 de enero de 2011
Etiquetas: copyleft

[Amador Fernández-Savater, coeditor de Acuarela Libros, fue invitado (por azar, por error o por alguna razón desconocida) a una reunión con la ministra de Cultura y otras figuras relevantes de la industria cultural española para hablar sobre la Ley Sinde, el tema de las descargas, etc. En este texto cuenta lo que vivió, lo que escuchó y lo que ha pensado desde entonces. Su conclusión es simple: es el miedo quien gobierna, el miedo conservador a la crisis de los modelos dominantes, el miedo reactivo a la gente (sobre todo a la gente joven), el miedo a la rebelión de los públicos, a la Red y al futuro desconocido.]

La semana pasada recibí una llamada del Ministerio de Cultura. Se me invitaba a una reunión-cena el viernes 7 con la ministra y otras personas del mundo de la cultura. Al parecer, la reunión era una más en una serie de contactos que el Ministerio está buscando ahora para pulsar la opinión en el sector sobre el tema de las descargas, la tristemente célebre Ley Sinde, etc. Acepté, pensando que igual después de la bofetada que se había llevado la ley en el Congreso (y la calle y la Red) se estaban abriendo preguntas, replanteándose cosas. Y que tal vez yo podía aportar algo ahí como pequeño editor que publica habitualmente con licencias Creative Commons y como alguien implicado desde hace años en los movimientos copyleft/cultura libre.

El mismo día de la reunión-cena conocí el nombre del resto de invitados: Álex de la Iglesia, Soledad Giménez, Antonio Muñoz Molina, Elvira Lindo, Alberto García Álix, Ouka Leele, Luis Gordillo, Juan Diego Botto, Manuel Gutiérrez Aragón, Gonzalo Suárez (relacionado con el ámbito de los vídeo-juegos), Cristina García Rodero y al menos dos personas más cuyos nombres no recuerdo ahora (perdón). ¡Vaya sorpresa! De pronto me sentí descolocado, como fuera de lugar. En primer lugar, porque yo no ocupo en el mundo de la edición un lugar ni siquiera remotamente comparable al de Álex de la Iglesia en el ámbito del cine o Muñoz Molina en el de la literatura. Y luego, porque tuve la intuición de que los invitados compartían más o menos una misma visión sobre el problema que nos reunía. En concreto, imaginaba (correctamente) que sería el único que no veía con buenos ojos la Ley Sinde y que no se sintió muy triste cuando fue rechazada en el Congreso (más bien lo contrario). De pronto me asaltaron las preguntas: ¿qué pintaba yo ahí? ¿En calidad de qué se me invitaba, qué se esperaba de mi? ¿Se conocía mi vinculación a los movimientos copyleft/cultura libre? ¿Qué podíamos discutir razonablemente tantas personas en medio de una cena? ¿Cuál era el objetivo de todo esto?

Con todas esas preguntas bailando en mi cabeza, acudí a la reunión. Y ahora he decidido contar mis impresiones. Por un lado, porque me gustaría compartir la preocupación que me generó lo que escuché aquella noche. Me preocupa que quien tiene que legislar sobre la Red la conozca tan mal. Me preocupa que sea el miedo quien está tratando de organizar nuestra percepción de la realidad y quien está tomando las decisiones gubernamentales. Me preocupa esa combinación de ignorancia y miedo, porque de ahí sólo puede resultar una cosa: el recurso a la fuerza, la represión y el castigo. No son los ingredientes básicos de la sociedad en la que yo quiero vivir.

Por otro lado, querría tratar de explicar lo que pienso algo mejor que el viernes. Porque confieso desde ahora que no hice un papel demasiado brillante que digamos. Lo que escuchaba me sublevó hasta tal punto que de pronto me descubrí discutiendo de mala manera con quince personas a la vez (quince contra uno, mierda para...). Y cuando uno ataca y se defiende olvida los matices, los posibles puntos en común con el otro y las dudas que tiene. De hecho me acaloré tanto que la persona que tenía al lado me pidió que me tranquilizara porque le estaba subiendo la tensión (!). Tengo un amigo que dice: “no te arrepientas de tus prontos, pero vuelve sobre los problemas”. Así que aquí estoy también para eso.

Quizá haya por ahí algún morboso preguntándose qué nos dieron para cenar. Yo se lo cuento, no hay problema, es muy sencillo. Fue plato único: miedo. El miedo lo impregnaba todo. Miedo al presente, miedo al porvenir, miedo a la gente (sobre todo a la gente joven), miedo a la rebelión de los públicos, miedo a la Red. Siento decir que no percibí ninguna voluntad de cambiar el rumbo, de mirar a otros sitios, de escuchar o imaginar alternativas que no pasen simplemente por insistir con la Ley Sinde o similares. Sólo palpé ese miedo reactivo que paraliza la imaginación (política pero no sólo) para abrir y empujar otros futuros. Ese miedo que lleva aparejado un conservadurismo feroz que se aferra a lo que hay como si fuera lo único que puede haber. Un miedo que ve enemigos, amenazas y traidores por todas partes.

Quien repase la lista de invitados concluirá enseguida que se trata del miedo a la crisis irreversible de un modelo cultural y de negocio en el que “el ganador se lo lleva todo” y los demás poco o nada. Pero no nos lo pongamos demasiado fácil y pensemos generosamente que el miedo que circulaba en la cena no sólo expresa el terror a perder una posición personal de poder y de privilegio, sino que también encierra una preocupación muy legítima por la suerte de los trabajadores de la cultura. Ciertamente, hay una pregunta que nos hacemos todos(1) y que tal vez podría ser un frágil hilo común entre las distintas posiciones en juego en este conflicto: ¿cómo pueden los trabajadores de la cultura vivir de su trabajo hoy en día?

Lo que pasa es que algunos nos preguntamos cómo podemos vivir los trabajadores de la cultura de nuestro trabajo pero añadiendo (entre otras muchas cosas): en un mundo que es y será infinitamente copiable y reproducible (¡viva!). Y hay otros que encierran su legítima preocupación en un marco de interpretación estrechísimo: la industria cultural, el autor individual y propietario, la legislación actual de la propiedad intelectual, etc. O sea el problema no es el temor y la preocupación, sino el marco que le da sentido. Ese marco tan estrecho nos atrapa en un verdadero callejón sin salida en el que sólo se puede pensar cómo estiramos lo que ya hay. Y mucho me temo que la única respuesta posible es: mediante el miedo. Responder al miedo con el miedo, tratar de que los demás prueben el miedo que uno tiene. Ley, represión, castigo. Lo expresó muy claramente alguien en la reunión, refiriéndose al modelo americano para combatir las descargas: “Eso es, que al menos la gente sienta miedo”. Me temo que esa es la educación para la ciudadanía que nos espera si no aprendemos a mirar desde otro marco.

Tienen miedo a la Red. Esto es muy fácil de entender: la mayoría de mis compañeros de mesa piensan que “copiar es robar”. Parten de ahí, ese principio organiza su cabeza. ¿Cómo se ve la Red, que ha nacido para el intercambio, desde ese presupuesto? Está muy claro: es el lugar de un saqueo total y permanente. “¡La gente usa mis fotos como perfil en Facebook!”, se quejaba amargamente alguien que vive de la fotografía en la cena. Copiar es robar. No regalar, donar, compartir, dar a conocer, difundir o ensanchar lo común. No, es robar. Traté de explicar que para muchos creadores la visibilidad que viene con la copia puede ser un potencial decisivo. Me miraban raro y yo me sentía un marciano.

Me parece un hecho gravísimo que quienes deben legislar sobre la Red no la conozcan ni la aprecien realmente por lo que es, que ante todo la teman. No la entienden técnicamente, ni jurídicamente, ni culturalmente, ni subjetivamente. Nada. De ahí se deducen chapuzas tipo Ley Sinde, que confunde las páginas de enlaces y las páginas que albergan contenidos. De ahí la propia idea recurrente de que cerrando doscientas webs se acabarán los problemas, como si después de Napster no hubiesen llegado Audiogalaxy, Kazaa, Emule, Megavideo, etc. De ahí las derrotas que sufren una y otra vez en los juzgados. De ahí el hecho excepcional de que personas de todos los colores políticos (y apolíticos) se junten para denunciar la vulneración de derechos fundamentales que perpetran esas leyes torpes y ciegas.

Tienen miedo a la gente. Cuando había decidido desconectar y concentrarme en el atún rojo, se empezó a hablar de los usuarios de la Red. “Esos consumidores irresponsables que lo quieren todo gratis”, “esos egoístas caprichosos que no saben valorar el trabajo ni el esfuerzo de una obra”. Y ahí me empecé a poner malo. Las personas se bajan material gratuito de la Red por una multiplicidad de motivos que esos clichés no contemplan. Por ejemplo, están todos aquellos que no encuentran una oferta de pago razonable y sencilla. Pero la idea que tratan de imponernos los estereotipos es la siguiente: si yo me atocino la tarde del domingo con mi novia en el cine viendo una peli cualquiera, estoy valorando la cultura porque pago por ella. Y si me paso dos semanas traduciendo y subtitulando mi serie preferida para compartirla en la Red, no soy más que un despreciable consumidor parásito que está hundiendo la cultura. Es increíble, ¿no? Pues la Red está hecha de un millón de esos gestos desinteresados. Y miles de personas (por ejemplo, trabajadores culturales azuzados por la precariedad) se descargan habitualmente material de la Red porque quieren hacer algo con todo ello: conocer y alimentarse para crear. Es precisamente una tensión activa y creativa la que mueve a muchos a buscar y a intercambiar, ¡enteraos!

Lo que hay aquí es una élite que está perdiendo el monopolio de la palabra y de la configuración de la realidad. Y sus discursos traducen una mezcla de disgusto y rabia hacia esos actores desconocidos que entran en escena y desbaratan lo que estaba atado y bien atado. Ay, qué cómodas eran las cosas cuando no había más que audiencias sometidas. Pero ahora los públicos se rebelan: hablan, escriben, se manifiestan, intervienen, abuchean, pitan, boicotean, silban. En la reunión se podía palpar el pánico: “nos están enfrentando con nuestro público, esto es muy grave”. Pero, ¿quién es ese “nos” que “nos enfrenta a nuestro público”? Misterio. ¿Seguro que el público no tiene ninguna razón verdadera para el cabreo? ¿No es esa una manera de seguir pensando al público como una masa de borregos teledirigida desde algún poder maléfico? ¿Y si el público percibe perfectamente el desprecio con el que se le concibe cuando se le trata como a un simple consumidor que sólo debe pagar y callar?

Tienen miedo al futuro. “¿Pero tu qué propones?” Esa pregunta es siempre una manera eficaz de cerrar una conversación, de dejar de escuchar, de poner punto y final a un intercambio de argumentos. Uno parece obligado a tener soluciones para una situación complejísima con miles de personas implicadas. Yo no tengo ninguna respuesta, ninguna, pero creo que tengo alguna buena pregunta. En el mismo sentido, creo que lo más valioso del movimiento por una cultura libre no es que proponga soluciones (aunque se están experimentando muchas, como Creative Commons), sino que plantea unas nuevas bases donde algunas buenas respuestas pueden llegar a tener lugar. Me refiero a un cambio en las ideas, otro marco de interpretación de la realidad. Una revolución mental que nos saque fuera del callejón sin salida, otro cerebro. Que no confunda a los creadores ni a la cultura con la industria cultural, que no confunda los problemas del star-system con los del conjunto de los trabajadores de la cultura, que no confunda el intercambio en la Red con la piratería, etc.

Eso sí, hablé del papel fundamental que para mí podrían tener hoy las políticas públicas para promover un nuevo contrato social y evitar la devastación de la enésima reconversión industrial, para acompañar/sostener una transformación hacia otros modelos, más libres, más justos, más apegados al paradigma emergente de la Red. Como se ha escrito, “la inversión pública masiva en estudios de grabación, mediatecas y gabinetes de edición públicos que utilicen intensivamente los recursos contemporáneos -crowdsourcing, P2P, licencias víricas- podría hacer cambiar de posición a agentes sociales hasta ahora refractarios o poco sensibles a los movimientos de conocimiento libre”(2). Pero mientras yo hablaba en este sentido tenía todo el rato la sensación de arar en el mar. Ojalá me equivoque, porque si no la cosa pinta mal: será la guerra de todos contra todos.

Ya acabo. Durante toda la reunión, no pude sacarme de la cabeza las imágenes de la película El hundimiento: encerrados en un búnker, sin ver ni querer ver el afuera, delirando planes inaplicables para ganar la guerra, atados unos a otros por fidelidades torpes, muertos de miedo porque el fin se acerca, viendo enemigos y traidores por todos lados, sin atreverse a cuestionar las ideas que les arrastran al abismo, temerosos de los bárbaros que están a punto de llegar...(3)

¡Pero es que el búnker ni siquiera existe! Los “bárbaros” ya están dentro. Me gustaría saber cuántos de los invitados a la cena dejaron encendidos sus ordenadores en casa descargándose alguna película. A mi lado alguien me dijo: “tengo una hija de dieciséis años que se lo baja todo”. Y me confesó que no le acababa de convencer el imaginario que circulaba por allí sobre la gente joven. Ese tipo de cosas constituyen para mí la esperanza, la posibilidad de razonar desde otro sitio que no sea sólo el del miedo y los estereotipos denigratorios. Propongo que cada uno de los asistentes a la próxima cena hable un rato sobre el tema con sus hijos antes de salir de casa. O mejor: que se invite a la cena tanto a los padres como a los hijos. Sería quizá una manera de sacar a los discursos de su búnker, porque entonces se verían obligados a asumir algunas preguntas incómodas: ¿es mi hijo un pobre cretino y un descerebrado? ¿Sólo quiero para él que sienta miedo cuando enciende el ordenador? ¿No tiene nada que enseñarme sobre el futuro? El búnker ya no protege de nada, pero impide que uno escuche y entienda algo.

Amador Fernández-Savater (11-1-11)
Fuente de la fotografía:rocketraccoon

NOTAS

1 Alguien en la cena reveló que había descubierto recientemente que en “el lado oscuro” también había preocupación por el tema de la remuneración de los autores/trabajadores/creadores. ¡Aleluya! A pesar de esto, durante toda la reunión se siguió argumentando como si este conflicto opusiera a los trabajadores de la cultura y a una masa de consumidores irresponsables que lo quieren “todo gratis”.

2 “Ciberfetichismo y cooperación”, por Igor Sadaba y César Rendueles

3 Por supuesto, el búnker es la vieja industria. El “nuevo capitalismo” (Skype, Youtube, Google) entiende muy bien que el meollo de la cosa está hoy en que la gente interactúe y comparta, y en aprovecharse de ello sin devolver más que precariedad.
Amador Fernández-Savater (11-1-11)copio y pego